Diana Ross – Ain't No Mountain High Enough

Diana Ross - I'm Coming Out

Diana Ross – Love Hangover

 

Entrevista / Diana Ross - 2005

La madre de todas las divas, que se empina por los 60 años puede verse tres décadas más joven, pero en sabiduría tiene su real edad. Por eso, habla con conocimiento de cómo está hoy la industria discográfica, del amor, de ella misma y de los secretos que la convirtieron en la reina de la música disco.

En estos días, cuando ninguna celebridad abre su boca frente a un periodista si no tiene una película, un CD, un perfume o algún producto que promocionar, Diana Ross se sentó recientemente en una habitación del muy chic Mark Hotel de Nueva York para hablar de su "colaboración" con la línea de cosméticos MAC, que acaba de lanzar una colección de maquillaje con su imagen bajo el título de "Icon".

Antes de la entrevista, los invitados pudieron observar un video promocional donde Diana -la madre de todas las divas- hablaba de su legendaria fascinación por sombras, blushes y menjunjes. Ahí se veía con la energía y el aspecto de una adolescente. Ni una arruga, ni una bolsa bajo los ojos, ni una cana aparecieron en la pantalla, lo que inevitablemente hizo que todos se preguntaran si semejante belleza juvenil era un milagro de la lotería genética o de filtros y photoshop. Después de todo, Diana ya se empina por los 60 años.

La respuesta quedó en claro en cuanto se abrió la puerta de su suite en el penthouse del hotel, una gigantesca habitación con espectaculares vistas del Central Park. En jeans y un ajustado sweater azul, Diana Ross lucia fácilmente 30 años más joven de lo que es. Sus ojos negros brillaban con energía, sus dientes parecían blancos como el mármol y su pelo caía oscuro y frondoso por su espalda

La Ross comenzó su carrera en 1964, cuando no era más que una adolescente. En esa época, los Beatles eran los reyes indiscutidos del rock & roll y Aretha Franklin la reina del soul. Diana y "Las Supremas" se convirtieron rápidamente en las princesas del pop, y en los tres años que estuvieron juntas ocuparon 10 veces el primer lugar del ranking. Desde entonces, su carrera como solista ha sido tan brillante como controvertida. "Muchos ven la ambición como una cualidad negativa", señaló hace poco en una entrevista, "pero es la fuerza que me mueve. Es quien soy. No puedo detenerme".

Mucho antes de que la palabra "diva" existiera en el diccionario, la Ross ya estaba seduciendo a multitudes con sus fabulosos trajes de luces y ocupando portadas con sus exigencias, sus romances, sus líos con la justicia y su temperamento. En una ocasión, durante un concierto frente a 800 mil personas en Central Park, se detuvo en medio de una canción para reprender a la orquesta.

En la década de los '70 y '80, se convirtió en la máxima estrella de la era "disco", y aun hoy, después de 40 años de carrera, continúa siendo considerada una de las figuras más importantes de la música popular. Hace un par de años, la cadena VH1 le dedicó un especial llamado simplemente "Divas", y ahí apareció junto a Mariah Carey compitiendo por la nota más alta y la pollera más corta. Y la Ross resultó ganadora en ambas categorías.


-¿Tenías en esa época algún ídolo en lo que se refiere a estilo, a moda?

-No, no puedo nombrar a nadie. Pero mi madre trabajaba limpiando cines, así que siempre vi muchas películas. Cuando era niña y veía a actrices bellísimas en la pantalla, decía "algún día voy a ser bonita como ellas". Las revistas de moda también tuvieron mucha influencia en mi estilo. Pero todo lo que he hecho en mi vida ha sido producto de mi propia imaginación. Siempre supe que me gustaba el drama, el pretender que era otra persona, con otra vida… Cuando cumplí 15, fui a un colegio especial para estudiar diseño e ilustración de modas. Compré todas las revistas que podía costear. Además, en ese entonces trabajaba como "bus girl" en el restaurante de una tienda por departamentos… ¿Sabes lo que es una "bus girl"?
-No…
-Son las chicas que llevan los platos sucios del comedor a la cocina. Mi uniforme era azul, con una cofia en la cabeza. Llevaba los platos a la cocina todo el día y en mis ratos libres me escapaba a los pisos superiores, a ver la ropa y los cosméticos. La tienda se llamaba Hudson's y era como el Bloomingdale's de Detroit. Nunca me habría imaginado que uno de esos "counters" de belleza iba a llevar algún día mi nombre.

- Qué sueños tenías para el futuro?
-Mi ambición era ser diseñadora y modelo. Mi sueño era ser hermosa.

- La música no era de tu interés?
-No tenía idea de que me convertiría en cantante. Mi voz era un talento natural y, por lo mismo, no pensaba mucho en eso. Iba todos los domingos a misa y ahí cantaba con el coro. Fue ahí donde conocí a las otras integrantes de "Las Supremas", que vivían en mi barrio. Pero mi verdadero sueño era volar como una mariposa, quería viajar por el mundo…

-¿Soñabas con la fama?
-¡No, no! Ese nunca fue mi sueño. Yo vengo de un barrio muy pobre de Detroit, uno de esos lugares donde nadie se atreve a soñar con la fama. Lo único que quería era hacer un disco, como lo había hecho Smokey Robinson, que también vivía en mi calle. Nunca pensé en dos discos. Uno me parecía suficiente. Esa ha sido una constante durante toda mi vida. Nunca planeo a largo plazo. Voy paso a paso, sin pensar mucho en el futuro. Nunca me imaginé que llegaría al top de los rankings o hasta donde estoy. Ha sido una sorpresa.

-Hay quienes dicen que hacer una carrera como la tuya, reinventándose constantemente, es imposible en la actualidad.
-Si hay algo que me molesta es esa palabra, reinvención. Es un concepto que no entiendo. Simplemente he sido yo misma a través del tiempo. Me he adaptado, pero no me he reinventado.

-Tus canciones a menudo hablan de amor y desilusión. ¿Van siempre de la mano?
-El amor y el dolor no tienen que ir siempre de la mano. El amor, cuando funciona, puede ser una fuerza muy positiva.

Por Manuel Santelices para Cosas.com (Chile)

 

Retorno 2006

Depois de superar seus problemas pessoais, a cantora Diana Ross anunciou sua volta ao mundo da música com um novo disco. Durante conversa com a imprensa no lançamento do DVD do filme Lady Sings The Blues, onde interpretou Billie Holliday, Ross informou que já está gravando em estúdio seu novo material discográfico. O CD, que supostamente está sendo produzido pelo famoso Clive Davis, chegará às lojas em maio de 2006.


Discografia

1970 Diana Ross [1970] - Motown
1970 Everything Is Everything - Motown
1971 Diana! [Original TV Soundtrack] - Motown
1971 Surrender - Motown
1971 I'm Still Waiting - Motown
1972 Lady Sings the Blues [Original Soundtrack] - Motown
1973 Touch Me in the Morning - Motown
1973 Diana & Marvin - Motown
1973 Last Time I Saw Him - Motown
1974 Live at Caesar's Palace - Motown
1975 Mahogany - Motown
1976 Diana Ross [1976] - Motown
1977 An Evening with Diana Ross [live] - Motown
1977 Baby, It's Me - Motown
1978 Ross [1978] - Motown
1979 The Boss Buy Now - Motown
1980 Diana - Motown
1981 Endless Love [US] - Mercury
1981 Why Do Fools Fall in Love? - Capitol
1982 Silk Electric - RCA
1983 Ross [1983] - RCA
1984 Swept Away - RCA
1985 Eaten Alive - RCA
1987 Red Hot Rhythm & Blues - RCA
1989 Workin' Overtime - Motown
1989 The Greatest Hits Live - EMI
1991 The Force Behind the Power - Motown
1993 Christmas in Vienna [live] - Sony Classical
1993 Stolen Moments: The Lady Sings Jazz & Blues [live] - Motown
1995 Take Me Higher - EMI
1998 Very Special Season - EMI
1999 Every Day Is a New Day - Motown

Fontes : Motown; Wikipédia; Audio Kat; cosas.com; www.musicstars.com